TIPS Y CONSEJOS

No te pierdas las últimas novedades que tenemos para ti.

Catalina Larraín, psicóloga:

“No existen manuales o recetas para ser madres o padres”

Desde el comienzo del embarazo los padres tienen temores, dudas y preocupaciones ante la llegada del bebé. Estas se van resolviendo en la medida que pasan las distintas etapas de esta nueva e intensa experiencia que conlleva la maternidad y paternidad.


La psicóloga Catalina Larraín, de @espaciomam —comunidad que se especializa, acompaña y apoya a las futuras madres por medio de talleres desde el embarazo y hasta el primer año posparto—, explica que las principales preocupaciones se relacionan con la salud y bienestar del bebé (si tiene fiebre, vómitos, si sube o no de peso, si su leche lo alimenta, si logra entender su llanto y responder a sus necesidades). Los padres primerizos también temen que su pareja ya no tenga tiempo para ellos y que la relación y tiempo juntos se vea mermada por la llegada del bebé.

Catalina señala que claramente hay un cambio inevitable que debe ser conversado y compartido por ambos padres. Y es que la responsabilidad de estar a cargo de un hijo «24×7» no solo genera cambios en la pareja y el entorno, sino que en la mayoría de las madres se produce una transformación inmediata en la perspectiva del mundo. “La vida con un bebé ya no será la misma de antes, cambian las prioridades e implica una gran responsabilidad debido a su extrema vulnerabilidad y dependencia. Para el padre, en comparación con la madre, será un proceso más gradual y le tomará tiempo sumergirse en las profundidades de la paternidad, ya que no ha tenido contacto estrecho con el bebé como sí lo ha tenido la madre desde el embarazo y luego con la lactancia materna”, puntualiza.

Dudas en el embarazo

De acuerdo con la psicóloga, otra preocupación y temor importante gira en torno al rol de ambos como padres: ¿seremos capaces de ser buenos padres? ¿Seremos capaces de cuidar y proteger a esta personita indefensa? Estas preguntas surgen desde el embarazo.


Los cuestionamientos, dudas e inseguridades acerca de la competencia parental están en estrecha relación con la propia crianza. Si hubo falta de amor y cuidados estables y sensibles en uno o ambos padres, puede ser más difícil el ejercicio de una parentalidad respetuosa.


“El embarazo y primer año posparto son periodos de gran vulnerabilidad para el desarrollo de un bebé y su futura salud mental. Por eso es necesario generar espacios de encuentro y acompañamiento para futuras madres y padres desde el embarazo. El objetivo es informar, apoyar, guiar y empoderarlos en su rol, para disminuir la ansiedad y el estrés que estas preocupaciones o temores pueden generar”, acota.

Sigue leyendo esta nota en: