TIPS Y CONSEJOS

No te pierdas las últimas novedades que tenemos para ti.

Cómo reconocer el estrés

El estrés es uno de los males de la actualidad. Y es que las altas exigencias laborales y las responsabilidades de la vida diaria pueden pasar la cuenta a la salud física y mental, por lo que es clave estar alertas.

En este contexto, el psicólogo de la Unidad de Salud Laboral de Cetep, Freddy Meneses, explica los costos de un cuadro de estrés no tratado y ofrece algunas recomendaciones.

Signos

El estrés laboral es un tipo de estrés asociado al ámbito laboral, que puede ser puntual o crónico.En los casos de estrés crónico los efectos asociados pueden ser diversos, alterando la vida en forma significativa. Esto a nivel fisiológico, físico, cognitivo, emocional y conductual.

Algunos signos habituales pueden ser: irritabilidad, insomnio, ansiedad, ataques de pánico y sintomatología depresiva; mareos, náuseas y vómitos, contracturas, taquicardias y ritmo cardiaco acelerado; problemas de concentración, memoria y organización/planeación; aumento de accidentabilidad y el consumo de sustancias psicoactivas (alcohol, tabaco, entre otras).

El profesional advierte que existen estudios que indican “algunas correlaciones significativas entre el estrés y enfermedades como la hipertensión, diabetes, alteraciones tiroideas, afecciones estomacales, enfermedades dermatológicas y cefaleas tensionales”. Asimismo, otras investigaciones plantean que el estrés laboral genera un 22% más de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y un 58% más de riesgo de sufrir una isquemia cerebral.

Cuándo consultar

El psicólogo subraya la importancia de poner la atención necesaria a las señales que ofrece el cuerpo y las emociones. Ante dichas señales hay que ser oportunos y establecer cambios en el entorno laboral en el corto plazo para disminuir el estrés, antes que la situación pase a otro nivel.“Si consideras que las exigencias y preocupaciones de tu puesto te sobrepasan, sientes que no tienes herramientas para sobrellevarlas y no te dejan disfrutar de otras esferas de tu vida como la familia, pareja, amistades, deporte e intereses personales. Y a todo esto se suma la aparición de sintomatología asociada, es recomendable la consulta oportuna a un profesional para evitar un agravamiento de los malestares, tanto físicos como psíquicos”, advierte Meneses.

Sigue leyendo esta nota en: